Cambios de actitudes hacía los lobos antes y después de su caza

image003_thumb[1]

Lobo muerto en Canada. Imagen de huntertt.blogspot.com.es/

Introducción

En muchas áreas, los encargados de la fauna salvaje están recurriendo a programas de caza para aumentar la aceptación pública de los depredadores. Este estudio examina las actitudes medidas antes y después de una temporada de caza y captura (Caza del lobo) en Wisconsin (WI ), EE.UU., y arroja algunas dudas sobre si en realidad este tipo de programas son capaces de promover la aceptación pública. En Wisconsin, las actitudes hacia los lobos (Canis lupus) se registraron antes y después del inicio de  la caza del lobo regulada. La Medición de los cambios longitudinales es particularmente importante en la evaluación de las intervenciones de manejo.

Las actitudes de 736 encuestados anteriores fueron probadas de nuevo en 2013. Los cambios en las respuestas individuales a las declaraciones sobre emociones, intenciones de comportamiento, creencias y actitudes hacia los lobos y gestión del lobo entre 2009 y 2013 fueron evaluados utilizando una escala variable de nueve puntos llamada tolerancia. Aunque la mayoría (66 %) de los encuestados sobre el lobo aprobaron el alcance de la decisión de cazar, los resultados indican una tendencia negativa en actitudes hacia los lobos entre los encuestados masculinos y cazadores que viven en el rango del lobo, tanto antes como después de la primera cacería legal del estado, lo que sugiere que la caza no se asoció con un aumento de la tolerancia para la especie después de un año. Los niveles de tolerancia entre las mujeres que respondieron se mantuvieron estables a lo largo del periodo de estudio.

Resumen

Las actitudes negativas hacia los lobos y otros grandes carnívoros puede deberse a conflictos con otras especies tales como la depredación (Muerte o lesión) de animales domésticos, miedo por  la seguridad personal y la competencia percibida con las especies de caza (Baker et al. 2008; Rust & Marker 2013). Sin embargo, las actitudes hacia los grandes carnívoros no están determinadas únicamente por los conflictos y los costes directos asociados a la vida junto a ellos. (Treves & Bruskotter 2014).

Algunos autores sugieren que cazar a los depredadores podría mejorar las actitudes del público hacia estos animales (revisado en Tréveris 2009) y por ello, la caza del lobo se está promoviendo en varias regiones como una estrategia para la gestión de los lobos.

La caza del lobo y la temporada de caza (a la que se hace referencia en  todo el documento como la caza del lobo) ha planteado la hipótesis de mejorar las actitudes hacia los lobos entre los cazadores y, a su vez, fomentar una gestión de la especie como valor añadido (Linnell y col 2001; Heberlein Y Ericsson 2008; Tréveris 2009). Según Heberlein et al.(2003, p. 393), «Convertir a  los lobos en  especie cinegética, incluso en un número limitado, podría hacer que los lobos formaran parte de la cultura utilitaria de la vida silvestre y proporcionarían a los residentes rurales un mayor sentido de control«. Los esfuerzos se deben poner en convertir a los  lobos en valiosos para los cazadores. Otros estudios muestran el apoyo a la caza del lobo por el cazador y el no cazador, pero con poca inclinación a favor de los cazadores para la conservación de los lobos (Ericsson et al 2004; Tréveris y Martin 2011) .

Algunos consideran que actitudes como las expresiones del subyacente de los valores de la fauna, pueden influir en el comportamiento humano (Bright Y Manfredo 1996; Manfredo et al. 2003). Las actitudes y los comportamientos individuales posteriores pueden influir en la gestión sobre la toma de  decisiones en el control de los depredadores y pueden determinar la sostenibilidad de sus poblaciones en muchas regiones.

Comprender los datos de las actitudes públicas, tiene el potencial para guiar a los políticos para implementar soluciones políticamente aceptables que equilibren la conservación de la naturaleza con las necesidades humanas.

Aunque algunos estudios sugieren que no ha habido cambio observable en las actitudes hacia los lobos en los últimos tiempos, otros muestran una reducción en las actitudes positivas hacia los lobos y un mayor apoyo para el control letal. (Dresselet al. 201)

Durante la investigación en Suecia, se observó un amplio apoyo a los lobos en las primeras etapas de recuperación (Ericsson y Heberlein 2003; . Ericsson et al 2006), y un apoyo condicional para una caza de lobos para controlar la población (Ericsson et al., 2004). Bruskotter et al. (2007) encontraron más actitudes negativas entre los cazadores y una consistencia a lo largo del tiempo, entre otros subgrupos de los residentes de Utah en un estudio desde 1994 al 2003.

La investigación reciente indica en Montana una baja tolerancia a los lobos en el apoyo estatal y fuerte para la caza del lobo (Lewis et al., 2012). Algunos datos obtenidos muestran  que, antes de una cacería, las actitudes hacia los lobos se convirtieron en más negativas en el tiempo y aumentaron con la proximidad a territorios de lobo (Karlsson y Sjöström 2007; Tréveris y otros, 2009 ,2013)

La investigación longitudinal mostró una disminución de la tolerancia entre  los residentes que viven en Wisconsin esta disminución, se asoció con la competitividad con los ciervos, un mayor temor por la seguridad personal,  y un aumento en la aprobación  para el control letal de los lobos, incluyendo la  caza del lobo ( Tréveris et al . 2013).

Fuente


Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.