Efectos de los controles de grandes depredadores para su comportamiento, y sus consecuencias en la cadena trófica

dingo1248x772angusmcnab

Fotografía de un dingo por Angus McNab

Los grandes depredadores pueden beneficiar a los ecosistemas gracias al control que realizan en mesodepredadores y grandes ungulados. Sin embargo, los controles de población de estos grandes depredadores llevados a cabo por el ser humano, al objeto de minimizar los ataques al ganado, podrían afectar las cadenas tróficas.

En áreas en donde los dingos son objeto de controles de población, para proteger la ganadería, mostraron cambios en su actividad, limitando la misma al amanecer,  en cambio en donde no sufren tal presión, mantienen su actividad crepuscular, coincidiendo con sus presas habituales.

Estos cambios en la actividad de los dingos, tiene su reflejo en el gato silvestre. En donde se realizan controles de población de los dingos, los gatos silvestres aumentaban su población y se volvían más activos, en cambio, en donde no se realizan esos controles, la población de gatos salvajes era menor, al igual que su actividad que se limitaba a horas nocturnas.

El resultado de esta investigación sugiere que los controles del dingo  conllevaba un aumento de los gatos silvestres, provocando una pérdida de biodiversidad ya que la presión de los gatos sobre su presa era mucho mayor. Otra consecuencia de estos controles, es que los gatos domésticos también se veían favorecidos por la disminución de los dingos, aumentando la presión sobre las mismas presas que sus parientes silvestres, corriendo además el riesgo de mestizaje entre ambas subespecies.

Foto obtenida de la web de Naturaleza y Voluntariado Ambiental. Lobo procedente de Lobopark

Foto obtenida de la web de Naturaleza y Voluntariado Ambiental. Lobo procedente de Lobopark

Trasladando este estudio a la Península Ibérica, podemos entender que los controles de población realizados sobre los lobos, más las acciones furtivas, al objeto de minimizar los ataques al ganado, conlleva cambios de conducta de la especie, reduciendo o limitando su actividad a la noche para evitar al ser humano.

Esto conlleva alteraciones en las cadenas tróficas. En primer lugar, porque las presas habituales del lobo pueden modificar su actividad en aras de no coincidir con el cánido, pero además, los mesodepredadores resultan beneficiarios por estos cambios de actividad y de población.

Un aumento de los ungulados silvestres, en ausencia o disminución de grandes depredadores conlleva también a cambios en la vegetación, como hemos podido comprobar en otro estudio realizado por el equipo internacional del zoólogo Adam Ford, de la Universidad de la Columbia Británica en Canadá, en donde han comprobado que la vegetación que sobrevive a la presión de los grandes ungulados, son vegetales de tipo espinosos, modificándose una vez más el paisanaje, y otra pérdida de biodiversidad.

De la misma manera, una mayor presencia¬†de mesodepredadores, tales como zorros, gardu√Īas, gatos silvestres… conlleva a una mayor presi√≥n sobre sus presas habituales, como pueden ser peque√Īas aves, roedores, lagomorfos, etc, reduciendo por tanto la biodiversidad del √°rea en donde se ha perdido los efectos de un gran depredador, efectos que adem√°s se ven potencias por el aumento de los grandes ungulados cuya presi√≥n sobre la vegetaci√≥n afecta tambi√©n a esas especies.

En conclusión, podemos hablar una vez más que la eliminación de los grandes depredadores a nivel mundial conlleva cambios en las cadenas tróficas que afectan  a los ecosistemas, de los que también depende el ser humano.

Referencias:
Brook LA, Johnson CN, Ritchie EG (2012) Effects of predator control on behaviour of an apex predator and indirect consequences for mesopredator suppression. Journal of Applied Ecology ( enlace )
Adam T. Ford et al (2014) Large carnivores make savanna tree communities less thorny.  Sciencemag ( enlace )

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.