La depredación de la fauna silvestre por los perros en Polonia y su posible competencia con el lobo

Perros acosando a ciervo herido. Fuente: https://i.ytimg.com

 

Resumen:

Aunque el perro doméstico ( Canis familiaris ó Canis lupus familiaris) es un depredador exótico ubicuo que puede afectar negativamente a los entornos naturales, los estudios sobre su impacto ecológico son relativamente escasos, sobre todo a escala nacional. En este estudio, se han utilizado los datos derivados de los informes de la Asociación polaca de Caza para proporcionar una evaluación nacional de los perros rurales en libertad en Polonia.

Los resultados demuestran que los perros criados en libertad son generalizados y abundantes, matando con frecuencia a individuos silvestres y al ganado en Polonia y es probable que se ejerza la competencia intragremio con los carnívoros nativos como son  los lobos grises (Canis lupus). En promedio, los registros del club de caza estiman en más de 138.000 los perros criados en libertad rurales anualmente en  los terrenos de caza. Además, cerca de 3.000 galgos criados en libertad y sus razas mezcladas aparecen anualmente en los terrenos de caza, aunque la caza con galgos ha sido prohibida en Polonia y están obligados legalmente a estar encerrados en vallados. En promedio, más de 33.000 animales salvajes y 280 cabezas de ganado mueren al año en terrenos cinegéticos polacos debido a perros cimarrones. El número de animales salvajes y de ganado muertos por perros estaba fuerte y positivamente correlacionado con el número de perros cimarrones grabados en las zonas de caza, reflejo de su presión de depredación.

Además, el número de animales salvajes muertos por perros se correlacionó positivamente con las estimaciones del tamaño de la población y los niveles de aprovechamiento de la vida silvestre, un reflejo de la disponibilidad de presas. La depredación por perros, en conjunción con la caza por los seres humanos, puede causar tasas de retirada insostenibles de algunas especies de caza. Los lobos grises, documentados en 39 de los 49 distritos de caza, comían presas similares a los perros, incluyendo los ungulados y ganado, y mataron a los perros en las zonas de caza, lo que sugiere tanto la interferencia de recursos como la competencia entre estos cánidos simpátricos. Este análisis exhaustivo proporciona información importante sobre el impacto ecológico de los perros cimarrones y recomendaciones para adoptar medidas legislativas y de gestión alternativas para controlar sus impactos.
Fuente

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.