La Dieta del lobo en los C√°rpatos Occidentales, comparado con otras poblaciones Europeas.

 

925c625b-2ec3-4918-9603-756ab8e05d6a

¬Ņqu√© prefiere el lobo?

 

Un¬†estudio revel√≥ que el ciervo rojo, a pesar de su participaci√≥n secundaria en la comunidad de ungulados, fue la presa m√°s importante para los lobos en el Beskidy Mts occidental.¬†Estudios anteriores realizados en el bosque primitivo BiaŇāowieŇľa (NE Polonia) y el¬†Bieszczady Mts (SE Polonia) mostraron que el ciervo rojo era alrededor del 40-50 % de todos ungulados muertos por estos depredadores y el 70-80% de su biomasa ¬†de alimentos (Jńôdrzejewski et al. 1992, 2000 , Ňímietana y Klimek 1993). Este patr√≥n de forrajeo de los lobos en las ¬†Monta√Īas Beskidy corresponde a un modelo de respuesta funcional de los¬†lobos a cambios en la abundancia de ciervos rojos (Jńôdrzejewska y Jńôdrzejewski 1998,¬†Jńôdrzejewski et al. 2000).

La segunda presa m√°s importante de los lobos en nuestra √°rea de ¬†estudio (en t√©rminos de biomasa) fue el corzo. Su contribuci√≥n a la alimentaci√≥n del ¬†lobo era mucho m√°s grande que en otros bosques, no gestionados tan intensamente ( Ňímietana y Klimek 1,993, Ňímietana 2000, Jńôdrzejewski et al. 2002a). Del mismo modo, el corzo se encontr√≥ en el 33% de los est√≥magos de lobos en los C√°rpatos eslovacos (Infierno 1990), y en el 52 % de los est√≥magos en Rumania (Ionescu 1992) .

El Jabal√≠ era rara vez cazado por los lobos Beskidian, esto refleja su peque√Īa participaci√≥n en la comunidad de ungulados. Sin embargo, en algunas regiones de Europa, el jabal√≠ compone una parte importante de la dieta del lobo, pero esto se debi√≥ a la mayor contribuci√≥n de esa especie a la comunidad de ungulados local (Brtek y Vosk√°r 1987, Jńôdrzejewski et al. 2000, Finio 2002) o al aumento de la susceptibilidad ¬†en la depredaci√≥n ¬†en las temporadas de invierno (Ňímietana y Klimek 1993).Los Lobos inspeccionaban con frecuencia los lugares y mataban a los corzos. Un comportamiento de caza similar se da en Am√©rica del Norte ¬†con respecto a los venados de cola blanca Odocoileus virginianus ( Kunkel y Pletscher 2001) .

Como se descubri√≥ en numerosos estudios de Europa del Este y Am√©rica del Norte, los lobos prefieren matar ciervos hembras y ¬†juveniles o alce (Alces alces), en lugar de machos adultos¬†(Peterson et al. 1984, Ballard et al. 1987, 1 989 Fuller, Okarma 1.991,1995, Vosk√°r 1994, Jńôdrzejewska y Jńôdrzejewski 1998).¬†Los Lobos en los C√°rpatos occidentales ¬†mostraron preferencias similares tanto para ciervos como para corzos. Solo la contribuci√≥n de corzo juvenil entre los restos de las lobadas era proporcional a su participaci√≥n en la comunidad (en contra de los resultados de los an√°lisis de excrementos, que revelaban una preferencia para esta clase de edad). Podemos explicarlo porque los corzos tienen un cuerpo muy peque√Īo, con poca masa en j√≥venes, ¬†lo que caus√≥ el consumo r√°pido y completo por los lobos e hizo que el hallazgo de tales restos fuera muy dif√≠cil.

Factores que influyen en los da√Īos del lobo al ganado

En las zonas m√°s transformadas de Europa, los lobos depredan sobre todo animales dom√©sticos, se alimentan de plantas o incluso en vertederos ( Macdonald et al. 1980 , Bibikov 1985 , Ragini et al.272 S. Nowak et al.1985 , Meriggi et al. 1.991 , Papageorgiu et al. 1994 , Meriggi y Lovari 1.996).¬†Los ataques de los lobos sobre los animales dom√©sticos eran a menudo la raz√≥n principal para el exterminio de este depredador (Young y Goldman 1944 , Pulliainen 1965 , Mech 1970).¬†Hoy en d√≠a, el da√Īo es un problema importante relacionado con la conservaci√≥n del lobo y la recuperaci√≥n en diversas regiones (Mech 1995). La depredaci√≥n sobre el ganado se produce con frecuencia en la Europa densamente habitada, donde los h√°bitat de los lobos est√°n fragmentados y son adyacentes ¬†a las √°reas de ganader√≠a bovina y ovina (Boitani 2000, Jńôdrzejewski et al.2004).

En nuestra √°rea de estudio, los animales dom√©sticos s√≥lo er√°n el 3% de la contribuci√≥n en la¬†biomasa total de la comida de los lobos, con lo que qued√≥ demostrado que el ganado ten√≠a una importancia marginal como alimento-fuente de los lobos. Una proporci√≥n similar de la ganader√≠a en la dieta del lobo fue encontrada en otras partes de los C√°rpatos ( Brtek y Vosk√°r 1987, Infierno 1990, Finio 2002 ).¬†Debido a la cr√≠a generalizada de ovejas, tradicionalmente, los lobos en ¬†primer lugar mataron¬†ovejas. La misma estructura de da√Īos se observ√≥ en ¬†otras partes de Los C√°rpatos (Ňímietana 2000, Mertens et al. 2001, Finio 2002), de Bulgaria (Genov y Kostava 1993), Italia, Espa√Īa y Portugal (Meriggi et al., 1991 , Blanco et al. 1992 , Meriggi y Lovari 1996 , Ciucci y Boitani 1998) . Sin embargo, en las tierras bajas, donde la ganader√≠a es com√ļn, los terneros y las vacas son frecuentes o incluso prevalecer√°n entre las matanzas de ¬†lobos (Ionescu 1992, Jńôdrzejewski et al. 2002b, 2004).

En los C√°rpatos occidentales, el n√ļmero medio de cabezas de ganado que murieron durante un ataque individual (5) fue comparable a la observada¬† en Eslovaquia (4 individuos; Finio y Hood, 2001), y m√°s grande que en Bulgaria (1.5-2.6 individuos ;Genov y Kostava 1993) e Italia (3 individuos por ataque ; Ciucci y Boitani 1.998). Probablemente, en nuestra √°rea de estudio, los lobos ten√≠an tiempo suficiente para matar m√°s animales durante el ataque, porque por lo general no fueron perturbados por seres humanos o perros. El aumento de ataques al final del verano fue tambi√©n observado en Eslovaquia (Vosk√°r 1994), Bulgaria (Genov 1992) , e Italia (Meriggi et al. 1.991 , Ciucci y Boitani 1998).

Durante los ataques a reba√Īos m√°s grandes, mataron a m√°s ovejas, esto tambi√©n se observ√≥ en Italia (Ciucci y Boitani 1998). Los m√°s susceptibles a los da√Īos fueron reba√Īos que pastaban cerca o dentro de los bosques, de manera similar que en Am√©rica del Norte (Bangs y Shivik 2001).¬†La depredaci√≥n total del lobo en la poblaci√≥n local de los animales dom√©sticos era¬†estimada en Italia (0,4 %), pero se trataba del ganado en toda la regi√≥n, no s√≥lo sobre el¬†ganado que hab√≠a cerca o dentro de los rangos de habitat de los lobos (Ciucci y Boitani 1998). Seg√ļn estos autores, el mayor da√Īo se produjo en las zonas recientemente recolonizadas por lobos.

El impacto total sobre el ganado que pastaba en el √°rea de rango de una¬†manada de lobos de reciente creaci√≥n en la Silesia Beskidy (en promedio¬† un 7 %) y la contribuci√≥n de la ganader√≠a a la biomasa de alimentos de este grupo (manada), eran ambos decrecientes en temporadas consecutivas.¬†Reflejaba una conciencia cada vez mayor de los ganaderos¬†locales a la presencia del lobo y la adopci√≥n¬†de m√©todos preventivos que impiden la predaci√≥n del lobo, tales como la vigilancia por perros y vallas de tela m√≥viles llamadas ¬ęfladry¬Ľ (Nowak y Mys¬≥ajek 2005).

Del mismo modo, la presi√≥n total en animales dom√©sticos accesibles a los lobos fue tambi√©n¬†evaluada en el Bieszczady Mts, S Polonia (Ňímietana 2000) y en la parte¬† rumana de Los¬†C√°rpatos (Mertens et al., 2001). El mayor impacto por los lobos se encontr√≥ en el¬†Bieszczady Mts (6,5 %), donde los reba√Īos no estaban protegidos, frente a ¬†Rumania (1%),¬†donde los reba√Īos eran mejor supervisados, con la participaci√≥n de perros guardianes.

Sobre la base de todos estos resultados, se puede concluir que en los bosques estudiados, donde la estructura de la comunidad de ungulados se ve perturbada por los humanos, pero los ciervos rojos siguen siendo abundantes, los lobos se alimentan sobre todo de ungulados salvajes (con preferencia por los ciervos rojos), y la depredaci√≥n global de ganado local no es muy alta. Adem√°s, el nivel de da√Īos a los animales dom√©sticos depende de las medidas de prevenci√≥n y puede ser disminuido mediante la introducci√≥n de m√©todos de protecci√≥n eficientes.

En Espa√Īa tambi√©n existen estudios similares (I. Barja & J. Echegaray) en el que se demuestra por medio del an√°lisis de las heces, que la dieta de los lobos se compone en un 87’1% de ungulados silvestres, frente al 11’3% de animales dom√©sticos en el que se incluyen gatos y perros (no solo ganado, que representa el 7’7%).

Es necesaria, a pesar de la gran humanizaci√≥n de nuestros espacios naturales, que los lobos dispongan de presas silvestres para reducir la presi√≥n sobre la ganader√≠a, a la misma vez, y como se ha demostrado en este estudio, la adopci√≥n de m√©todos de prevenci√≥n en las ganader√≠as para disminuir a√ļn m√°s esa presi√≥n.

Fuente


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.