La hipocresía de nuestro ministro Cañete

Estamos que nos salimos. Nuestro gobierno, por medio del Ministro de Agricultura y Medio Ambiente, cuyo ministro es Arias Cañete, lleva una semana bastante sembrada.

Por un lado, nos sorprende el pasado día 21 de marzo, tras el aluvión de quejas realizadas por parte de ciudadanos y grupos ecologistas y/o conservacionistas a su ministerio, con declaraciones afirmando que no cuenta con «ningún dato que avale» las críticas llegadas de grupos ecologistas por el supuesto «exterminio» del lobo en Ávila, al tiempo que ha destacado el cumplimiento «con todo rigor» de la norma europea que protege a esta especie.

Janez Potocnik y Arias Cañete

Parece ser que nuestro ministro tiene una memoria muy limitada y ha olvidado su reunión en Bruselas con Janez Potocnik para cambiar el estatus del lobo ibérico al Sur del Duero, de especie protegida (a la que igualmente matan), a especie cinegética (con la que podrán matarla mucho mejor), acción que realizó tras la presión de los grupos y sindicatos agrarios, entre ellos ASAJA.

A los que ha recompensando con su actitud pacificadora y reconciliadora entre la ganadería y el lobo, otorgando una subvención de 64.000 euricos de nada.

Y dos días después, el 23 de marzo, Cañete nos sorprende con la siguiente medida que quiere aprobar; el cuarto borrador de la futura Ley de Montes. Un texto que, en su artículo 50, contempla la posibilidad de recalificar montes arrasados por el fuego. “Con carácter excepcional las comunidades autónomas podrán acordar cambio de uso forestal cuando concurra un interés general prevalente el cual deberá ser apreciado mediante ley, siempre que se trate de terrenos de titularidad pública y que se adopten las medidas compensatorias necesarias que permitan recuperar una superficie forestal equivalente a la quemada. Tales medidas compensatorias deberán identificarse con anterioridad al cambio de uso”, reza el borrador de la futura ley.

Dicho de otra manera, lo que acaba de realizar nuestro ministro es un EFECTO LLAMADA para que algún promotor le de por quemar los bosques y así seguir acumulando inmuebles que no tienen salida en el mercado

No se cual puede ser el interés general de la población respecto a recalificar un espacio verde por ladrillos, lo que si se me ocurre es cual es el interés particular que puede llevar a cambiar ese recalificación de terrenos, sobre todo en esta España de Casos Noos, Barcenas, Gurtel…

Y al final, entre cambios de hábitat de especies y recalificación de espacios naturales por ladrillos, ¿donde pueden vivir estos?


Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.