Pardela Balear (Puffinus mauretanicus)

Foto de © Dan Mangsbo (Arkive)

Introducción:

La pardela balear (Puffinus mauretanicus) es una especie de ave procelariforme de la familia Procellariidae que habita en el Mediterráneo y el Atlántico nororiental, pero cría únicamente en el archipiélago balear. Es denominada Baldritja en Mallorca y Menorca y virot en las Pitiusas. 

Descripción:

Los ejemplares adultos de pardela balear miden entre 30 y 38 cm, tienen una envergadura de 85–90 cm y pesan unos 500 g. Su silueta en vuelo es la típica de las pardelas, volando bajo con las alas estiradas en ángulo recto, planeando con pocas batidas de ala casi tocando la superficie del agua con la punta de las alas y ladeándose con frecuencia. Sus partes superiores son de color pardo oscuro, mientras que sus partes inferiores son de color blanquecino manchado, siendo sus flacos, el borde inferior de las alas y la zona de las axilas de tonos pardos más claros.

Imagen de © Fran Trabalon (Arkive)

Comportamiento:

Es una especie gregaria y pueden avistarse en grandes bandadas especialmente en otoño. Suele volar cerca de la superficie el agua, alternando aleteos rápidos con planeos cortos. Se alimenta principalmente de peces y calamares. No suele seguir a los barcos en busca de despojos.

La pardela balear cría en madrigueras en los islotes y las islas menores del archipiélago balear, especialmente en Formentera, aunque también cría en grietas de acantilados y cuevas de las islas mayores. En el mar son silenciosas, pero al llegar por la noche a sus colonias de cría emiten graznidos lastimeros, más agudos que los de la pardela pichoneta.

Tras el periodo de cría, se dispersan por el mediterráneo occidental y algunas se adentran a finales del verano en el Atlántico alrededor de la península Ibérica y el norte de África, llegando a las costas británicas, y al sur de Escandinavia.

Conservación:

Al ser una especie longeva y con un bajo número de pollos por año, resulta muy sensible a la mortalidad originada por causas no naturales, igual que sucede con el resto de aves marinas. Uno de los principales factores causantes de su regresión es la predación por gatos y ratas introducidos en las islas por el hombre. Otras causas de su declive están relacionadas con la actividad pesquera, tanto por la muerte de pardelas producida en los palangres de pesca, como por la sobrecaptura de algunas de sus especies presa (por ejemplo, el boquerón). Por otro lado, los paros biológicos en la actividad pesquera durante el periodo de cría podrían provocar una bajada en la productividad de las colonias debida a la ausencia de descartes. La pérdida y la degradación del hábitat de cría, tanto por la urbanización del litoral como por la llegada de depredadores introducidos, impiden la recolonización de muchos lugares potencialmente aptos para la instalación de colonias. Por último, la posibilidad siempre existente de vertidos de hidrocarburos supone una amenaza constante para todas las aves marinas. A pesar de la falta de datos sobre la dinámica demográfica, los modelos realizados estiman un riesgo de extinción superior al 50% en los próximos 40-50 años. Por ello, la pardela balear se incluye en el Libro Rojo de las aves de España (2004) como “En peligro crítico” y aparece como “En peligro de extinción” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. La UICN la clasifica como especie en peligro crítico de extinción.

Existe una estrategia nacional (MAPAMA) que recoge las líneas básicas de actuación y las medidas para garantizar la conservación de la pardela balear en España. De este modo, por una parte se refrendan las actuaciones que las administraciones concernidas vienen llevando a cabo -de forma ininterrumpida- a favor de la especie en los últimos años; y, por otra, supone un referente para facilitar la elaboración de los Planes de Actuación de las comunidades autónomas.


Referencias:

-. Wikipedia. Marz 2017.

-. SEO Birdlife.

-. MAPAMA: Estrategia para la conservación de la pardela balear 2005.

Comments


Deja un comentario