El Lobo, al borde de la extinción en Euskadi

El Grupo Lobo de Euskadi, ante la precaria situación del lobo, instará al Gobierno Vasco a iniciar el proceso para incluir al lobo en el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas.

 

La Diputación foral alavesa aprobó en Junio de 2010 un Decreto por el que regula un plan de “contención” del lobo en Álava que tiene como objetivo principal evitar el asentamiento del lobo en nuestro Territorio mediante medidas de control (artículo 11, Decreto 33/2010). Dicho decretó se realizó condicionado por el boicot de un sindicato agrario y de un informe a la carta efectuado por una empresa pública del Gobierno Vasco, en el que se sugería el notable impacto que el lobo supone para los pastizales ganaderos. Paradójicamente, mientras en Europa se resalta la funcionalidad ecológica del lobo, se valora su reintroducción como herramienta de restauración de la biodiversidad y en Norteamérica se reconoce abiertamente los efectos positivos en la salud ambiental de los ecosistemas, en otros lugares como Álava, donde el lobo intenta asentarse de forma recurrente, esta especie es vilipendiada y erradicada.

 

Para sostener estas afirmaciones recurrimos a los datos de la propia administración foral alavesa y comprobamos que desde la aprobación de dicho plan de “contención”, el número de grupos reproductores de lobos ha disminuido un 67%, pasando de tres grupos familiares estimados a principios del s. XXI en el entorno de Álava y norte de Burgos, a apenas un grupo en la actualidad. Transcurridos casi dos años, actualmente el “plan del lobo” sigue sin ningún tipo de participación pública y sin convocar un Comité de Seguimiento, que por imperativo legal debiera estar funcionando (Artículo 19). Tampoco parece existir una voluntad de perseguir el furtivismo, a pesar de que detrás de esta reducción del número de lobos posiblemente se encuentra la mano del hombre a través de la caza ilegal. Estos hechos denotan la ausencia de una voluntad firme y pública por conservar al único regulador natural de ungulados silvestres que tenemos en Euskadi.

 

Por otra parte, lamentamos la subjetividad de aquellos que efectúan tratamientos sesgados de estadísticas oficiales sobre ataques a la ganadería, de forma que algunos han deducido que el sector ganadero atraviesa por la peor situación estructural de los últimos años como consecuencia de ataques de lobos y buitres. Las enfermedades, como la lengua azul, que suponen el tripe de pérdidas de cabezas de ganado que el lobo, tienen una repercusión mediática nula.El impacto de los ataques del lobo en la renta agraria alavesa se ha estimado en torno al 0,03%, lo que evidencia su escasa trascendencia económica, pero parece que cargar todas las tintas sobre el elemento más débil obtiene ciertos réditos a pesar de que resulta ética y objetivamente reprobable. Así, a algunos no les duelen prendas exigir que se haga desaparecer una especie vital, de una biodiversidad que es patrimonio de todos. Lo malo es que lo han conseguido y lo peor de todo y lo que más duele, es que lo han conseguido con los impuestos de todos.

 

Además, es falso que los ataques de lobos y buitres sean “elementos incontrolables” como se viene expresando en diversos medios, ya que existen numerosos métodos de prevención, como por ejemplo la mayor vigilancia, pastores (eléctricos, humanos, etc.), recogida nocturna de las reses que pastan libremente, etc. y para los ataques del buitre, estabular a las reses enfermas o parturientas o simplemente dejar zonas de setos y arbolado entre los pastizales para que los animales puedan refugiarse. Para colmo, en el caso de los ataques de buitres y lobos se ha comprobado cómo un elevado porcentaje de los denunciados, son falsos. En Álava, para el período 2006-2010, el 48% de las 254 denuncias por ataques de buitres fueron rechazadas por su falsedad, y en la Comunidad Autónoma Vasca y Navarra, el porcentaje de denegaciones fue del 67%Por todo ello, el Grupo Lobo de Euskadi, ante la precariedad de la situación va a instar al Gobierno Vasco en breves fechas a iniciar el proceso para añadir al lobo en el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas según la Ley de Conservación de la Naturaleza 16/94, lo cual servirá para realizar un plan autonómico de recuperación efectiva de la especie.

 

Firmante: Grupo Lobo de Euskadi

 

 


Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.